Parashá Tetzavé (Ordenarás)

Shemót (Éxodo) 27:20–30:10
En el blog de la semana pasada, Parashá Terumah (Ofrenda), escribí: “…después de tantos años leyendo y estudiando la Palabra de Dios, todavía estoy sorprendido por su continuidad. Desde el principio hasta el final, vemos que Él definitivamente el mismo ayer, hoy y para siempre (Hebreos 13:8). Tal vez la realidad más impresionante que encuentro en la Palabra es el hecho de que Dios, el Creador del universo, creó al hombre y la mujer para tener una relación con nosotros. Es muy fácil dar esto por supuesto para nosotros, pero si realmente meditas sobre eso, ¡es asombroso! El increíble amor y la gracia sin fin de Dios es algo que espero que cada uno de ustedes ya lo sepa, o lo sepa en un futuro, de una manera profundamente personal.”

También sabemos que, desde el principio, Dios requirió un sacrificio de sangre (“korban” קורבן en hebreo) para acercarnos a Él. Esta palabra hebrea es tan importante, porque significa mucho más que sacrificio; dentro de la palabra también encontramos el significado importante de acercarse. ¡Las palabras קורבן (korban) y קרוב (karov) comparten la misma raíz en hebreo!

En Génesis 3:7, después de que Adán y Eva comieron del árbol del conocimiento del bien y del mal, se dieron cuenta de que estaban desnudos, y cosieron hojas de higuera para cubrir su vergüenza y su pecado. En el versículo 21, sin embargo, encontramos algo asombroso que a menudo se pasa por alto: “Y el Señor Dios hizo vestiduras de pieles para Adán y su mujer, y los vistió.” Esta fue la primera indicación en las Escrituras de que Dios requeriría un sacrificio de sangre para que nos acerquemos y reclamemos nuestro lugar legítimo con él.

En la lectura de las Escrituras de esta semana, encontramos el mismo principio:

Ahora esto es lo que ofrecerás en el altar: dos corderos de un año cada día, continuamente. Un cordero ofrecerás por la mañana, y el otro cordero lo ofrecerás al anochecer; y habrá un décimo de un efa de flor de harina mezclada con una cuarta parte de un hin de aceite batido, y una cuarta parte de un hin de vino para una libación con un cordero. Y ofrecerás el otro cordero al anochecer, y ofrecerás con él la misma ofrenda de cereal como en la mañana y la misma libación, como aroma agradable, como ofrenda encendida al SEÑOR. Será holocausto continuo por vuestras generaciones a la entrada de la tienda de reunión, delante del Señor Dios, donde me encontraré con vosotros para hablaros allí. Y allí me encontraré con los hijos de Israel, y será consagrado por mi gloria. Y consagraré la tienda de reunión y el altar; También consagraré a Aarón y a sus hijos para que me sirvan como sacerdotes. Y habitaré entre los hijos de Israel, y seré su Dios. Y sabrán que yo soy el SEÑOR su Dios, que los saqué de la tierra de Egipto para habitar entre ellos. Yo soy el SEÑOR su Dios.
—Shemót (Éxodo) 29:38–46

Dios requirió un sacrificio diario de los Hijos de Israel, la razón por la cual se encuentra en el versículo 46: para que sepamos que Él es Dios. Luego nos recordó su increíble poder para redimirnos y liberarnos (“salvación”) para que Él habite entre nosotros… ¡INCREÍBLE!

Como aprendimos antes, todo el capítulo de Hebreos 9 habla sobre el sacrificio requerido. En Hebreos 9:13–14, está escrito,

Porque si la sangre de las cabras y de los toros y las cenizas de una becerra rociando a los que han sido contaminados, santifican para la limpieza de la carne, ¿cuánto más la sangre del Mesías, que por el Espíritu eterno se ofreció sin mancha a Dios, limpia tu conciencia de las obras muertas para servir al Dios viviente?

¿No es sorprendente lo que encontramos cuando leemos las Escrituras de principio a fin? Él quiere estar con ustedes, queridos hermanos y hermanas: el Dios viviente no es un dios distante, sino más bien Uno que anhela estar cerca de cada uno de ustedes. Y Él ha hecho esto posible en Su Hijo, cuya sangre fue la expiación final para usted. Acércate a Él mientras anhela acercarse a ti.

Shabát Shalóm,
Moran

Share this Post

Leave a Reply

Your email address will not be published.