Parashá Ki Tisá (Cuando Tú levantes)

Shemót (Éxodo) 30:11–34:35
Mientras leía la parashá de esta semana (la lectura semanal de las Escrituras), dos versículos me vinieron a la mente inmediatamente.  Los mismos tienen tanto sentido solo si los leemos considerando la increíble continuidad de la Palabra de Dios en mente:

Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: Escribe ahora estas palabras, porque conforme a estas palabras he hecho alianza contigo y con Israel. Y estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches; él no comió pan ni bebió agua. Y escribió en las tablas las palabras del pacto, los Diez Mandamientos.
—Shemót (Éxodo) 34:27–28

Aquí vemos la formación del primer pacto que Dios hizo con Israel, que Israel rompió y no cumplió. También es interesante observar que los versículos anteriores se refieren a la segunda vez que Moisés subió al monte. Sinaí; cuando ascendió por primera vez, Israel ya estaba haciendo el becerro de oro para hacerse un dios debido a su egoísmo e incapacidad para esperar y confiar en el Dios Viviente.

Estos versículos en Éxodo en realidad apuntan a otro evento que tuvo lugar de una manera muy similar, un evento que se describe tanto en Mateo como en Lucas en el cuarto capítulo. Note que Satanás tentó a Yeshúa al retorcer las palabras de la Torá; sin embargo, Yeshúa siempre respondió con el verdadero significado de la Palabra de Dios:

Entonces Yeshúa fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. Y vino el tentador y le dijo: “Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan”. Pero Él respondió y dijo: “Está escrito: ‘EL HOMBRE NO VIVIRÁ DE PAN SOLAMENTE, PERO DE CADA PALABRA’ QUE PROCEDE DE LA BOCA DE DIOS. ‘”Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa; y lo hizo pararse sobre el pináculo del templo, y le dijo: “Si eres el Hijo de Dios, lánzate abajo; porque está escrito, “A sus Ángeles te encomendara”, y:“En las manos te llevaran, no sea que tu pie tropiece en piedra. Yeshúa le dijo:” Por otra parte, está escrito, ‘NO PONDRÁS AL SEÑOR TU DIOS A LA PRUEBA. “Otra vez, el diablo lo llevó a una montaña muy alta, y le mostró todos los reinos del mundo y su gloria; y él le dijo: “Todo esto te daré, si te inclinas y me adoras”. Entonces Yeshúa le dijo: “¡Vete, Satanás! Porque está escrito: “ADORARÁS AL SEÑOR TU DIOS, Y SOLO A Él SERVIRÁS “. Entonces el diablo lo dejó; y he aquí, vinieron ángeles y comenzaron a ministrarle.
Mateo 4:1–11

De la misma manera que Moisés no comió durante cuarenta días y cuarenta noches, así fue con nuestro Mesías. El número cuarenta representa la transición en la Palabra de Dios, y en el caso de Moisés, Israel entró en una nueva era en su relación con Dios en el monte Sinaí. De una manera muy similar, Yeshúa comenzó una nueva etapa después de sus 40 días y noches en el desierto ya que, a partir de ese momento, comenzó a cumplir su papel como el Mesías, el Hijo de José, es decir, el siervo sufriente. Esto fue realmente predicho por el profeta Jeremías:

“He aquí, vienen días,” declara el SEÑOR, “cuando haré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá, no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, Mi pacto que ellos rompieron, aunque yo fui su esposo para ellos,” declara el SEÑOR. “Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días,” declara el SEÑOR, “Pondré mi Torá dentro de ellos, y en su corazón la escribiré; y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Y no enseñarán otra vez, cada uno a su prójimo y cada uno a su hermano, diciendo: ‘Conozcan al SEÑOR,’ porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande de ellos,” declara el SEÑOR, “porque perdonaré su iniquidad, y su pecado no recordaré más.”
—Jeremiah 31:31–34

A través de Su muerte y resurrección, Yeshúa cumplió esta promesa increíble que Dios le dio a Israel y a Judá, una promesa de un nuevo pacto, que no fue como el primero. En este nuevo pacto, Dios prometió escribir Sus instrucciones (Torá) no en tablas de piedra, sino dentro de nosotros en nuestros corazones, para perdonar nuestras iniquidades y para no recordar nuestros pecados.

A medida que vivimos en los días en que vemos que esta promesa se cumple ante nuestros ojos, espero ansioso el día en que todo Israel reconozca el cumplimiento de las promesas de Dios en nuestro Mesías Yeshúa.

Shabát Shalóm,
Moran

Share this Post

Leave a Reply

Your email address will not be published.