Parashát Behar (En la montaña) y Bejukotai (En mis decretos)

VaYiqra (Levítico) 21:1–24:3
Esta semana, aquellos en la diáspora leen Parashát Behar (En la montaña) y Bejukotai (En mis decretos), pero en Israel solo leemos Bejukotai (En mis decretos). A partir de la próxima semana, la lectura en Israel y la diáspora volverá a ser la misma.

En la lectura de esta semana, hay una conexión muy interesante entre las instrucciones de Dios a Israel (a través de Moisés en el Monte Sinaí) para cuando entraran a la Tierra, y lo que Yeshua finalmente cumpliría:

Proclamarás con un cuerno de carnero (el Sonar del Shofar) en todos lados el décimo día del séptimo mes; en el día de la expiación, tocarás un cuerno en toda tu tierra. ‘Así santificarás el quincuagésimo año y proclamarás una liberación a través de la tierra a todos sus habitantes. Será un jubileo para ustedes, y cada uno de ustedes volverá a su propiedad, y cada uno de ustedes regresará a su familia.
Levítico 25:9–10

Si bien los versículos anteriores hablan de las instrucciones anteriores a lo que se conoce como el “Año del Jubileo”, éstos tienen algunas conexiones asombrosas con lo que vendrá en el futuro. Hay una proclamación con el sonido de una trompeta que anuncia el Jubileo, que es el año de “liberación” en toda la Tierra que ocurre cada 50 años.

El tema de “liberación” o ser liberado es también un aspecto importante del regreso de nuestro Mesías, que también será anunciado por el sonar del shofar. ¡El hecho de que el Jubileo esté conectado con el Día de la Expiación es muy significativo! Entendemos que significa que cada persona tendrá que tener una expiación personal, que nuevamente Yeshua mismo nos ha dado como la expiación final por nuestros pecados.

Hay otro aspecto importante de la “liberación en toda la Tierra” que anuncia el Jubileo. En hebreo, la palabra utilizada para “liberar” es “דְּר֛וֹר” (Deror). Deror significa libertad o independencia, que está específicamente relacionada con la liberación de la esclavitud.

Isaías 61:1–3 usa la misma palabra y expresa la misma idea de libertad que leemos en Levítico:

El Espíritu del Señor DIOS está sobre mí, porque el SEÑOR me ha ungido para traer buenas nuevas a los afligidos; Me ha enviado a restaurar a los quebrantados de corazón, a proclamar la libertad (deror) a los cautivos y la libertad de los prisioneros; para proclamar el año favorable del SEÑOR, y el día de venganza de nuestro Dios; consolar a todos los que lloran, conceder a los que lloran en Sion, darles una guirnalda en lugar de cenizas, el aceite de la alegría en lugar de luto, el manto de la alabanza en lugar de un espíritu de desmayo. Así se llamarán robles de justicia, la plantación del SEÑOR, para que sea glorificado.
Isaías 61:1–3

¡No es coincidencia que Yeshua citó estos versículos antes de que comenzara su ministerio de liberar a la gente! No solo Él los citó, sino que también dijo:

Hoy esta Escritura se ha cumplido en frente de todos ustedes.
Lucas 4:18–21

¡Yeshua vino a liberar a todos los que estábamos en esclavitud del pecado, de una vez por todas! Estoy muy agradecido; ¿Usted lo está también?

Shabat Shalom,
Moran

Share this Post

Leave a Reply

Your email address will not be published.