Parashát Sheminí (Octavo)

VaYiqra (Levítico) 9:1–11:47

Después de un “descanso” de dos semanas del estudio regular de Parasha (lectura semanal de las Escrituras que se lee en las sinagogas) debido a Pesaj (Pascua), esta semana volvemos a las lecturas programadas.

La porción de esta semana (para aquellos que viven fuera de Israel) comienza con algunos versículos muy interesantes:

Y aconteció al octavo día que Moisés llamó a Aarón, a sus hijos y a los ancianos de Israel; y él le dijo a Aarón: “Toma un becerro una ofrenda por el pecado y un carnero para el holocausto, ambos sin defecto, y ofrécelos ante el SEÑOR.” Entonces a los hijos de Israel hablarás, diciendo: “Tomen un macho cabrío para ofrenda por el pecado, y un becerro y un cordero, ambos de un año, sin defecto, para holocausto, y un buey y un carnero para ofrendas de paz, sacrificios delante del SEÑOR, y una ofrenda de cereal mezclada con aceite; porque en el día de hoy el SEÑOR se te aparecerá.” Y ellos tomaron lo que Moisés había mandado al frente del tabernáculo de reunión, y toda la congregación se acercó y se puso delante del SEÑOR. Y Moisés dijo: “Esto es lo que el SEÑOR te ha mandado que hagas, para que aparezca la gloria del SEÑOR.” Moisés le dijo después a Aarón: “Acércate al altar y ofrece tu ofrenda por el pecado y tu holocausto, ofreciendo, para que puedas hacer expiación por ti y por la gente; entonces haz la ofrenda por el pueblo, para que puedas hacer expiación por ellos, tal como el SEÑOR ha ordenado.”
Levítico 9:1–7

Inmediatamente, notamos la mención del “octavo día”. En la erudición bíblica, el número ocho simboliza un nuevo comienzo y algunos eruditos incluso lo llaman el número de “redención” o el número del “Reino”. Un ejemplo de un mandamiento relacionado al octavo día se encuentra en Génesis 17:12, donde la circuncisión de cada bebé debe realizarse el octavo día. No solo se le debería cortar el prepucio, sino que también recibiría su nombre, simbolizando que un nuevo miembro se había unido al pueblo de Israel. El octavo día es también el primer día de la nueva semana, que fue el día en que nuestro Mesías fue resucitado, de ahí la conexión con la redención y el reino.

Es significativo que la instrucción de tomar un macho cabrío como una ofrenda por el pecado se hizo en el octavo día. Dios estaba revelando algo importante sobre la conexión entre la ofrenda por el pecado y un nuevo comienzo. No es por accidente que la ofrenda por el pecado fue la primera ofrenda que Dios ordenó aquí; solo después vinieron las ofrendas quemadas, la de paz y la de grano.

Es importante entender que Moisés instruyó no solo a los sacerdotes y ancianos de Israel, sino a todos en la asamblea. Cada persona era responsable de ofrecer una ofrenda por el pecado, y creo que el versículo seis aclara la razón por la cual: “Esto es lo que el SEÑOR te ha ordenado que hagas, para que la gloria del SEÑOR se te aparezca.” Para que la gloria del Señor sea revelada a una persona, es necesario un sacrificio, y el sacrificio específico requerido aquí es el sacrificio del pecado. ¡Nuevamente, esto no es accidental!

Pablo nos recuerda una idea similar en Romanos 14:12, donde escribe que cada persona tendrá que rendir cuentas a Dios: “Así que cada uno de nosotros dará cuenta de sí mismo a Dios.” Y Romanos 3:23 dice que, “por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios…

Mis queridos amigos, ¡Dios es muy consistente! Desde el comienzo de su relación con Israel, vemos que para que alguien pueda tener la revelación de Su gloria en su vida, debe haber un sacrificio ofrecido. Hay una persona, Yeshua, nuestro Mesías prometido, quien, aunque no tenía pecado, se convirtió en pecado por nosotros:  “Al que no conoció pecado, lo hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él” (2 Corintios 5:21).

Es solo por causa del sacrificio perfecto y final de Yeshua por nuestro pecado, podemos conocer la gloria de Dios en nuestras vidas. Si has aceptado Su poder redentor en tu vida, te animo a que tomes tiempo este fin de semana para reflexionar sobre cuán poderoso es esto para ti todos los días. ¡Tienes la gloria del Dios viviente revelada a ti y a través de ti!

Shabát Shalóm,
Moran

Share this Post

Leave a Reply

Your email address will not be published.